MAERSK Diversidad e innovación


Promover la diversidad cultural, generacional, religiosa o de género, ha demostrado ser en los últimos años una de las claves del éxito en un mundo globalizado, donde las organizaciones se encuentran instadas a crecer, desarrollarse y posicionarse en un entorno mucho más complejo y competitivo.

La capacidad de adaptación y dinamismo de las organizaciones y su recurso humano, es un componente necesario que marca la diferencia al momento de innovar y reaccionar a las necesidades del mercado donde los consumidores presentan una visible diversidad que define su comportamiento adquisitivo. En respuesta a esta necesidad, el grupo A.P. Moller – Maersk viene trabajando hace más de cinco años en promover la diversidad e inclusión en cada uno de los puntos donde opera alrededor del mundo, y cuenta con métricas estipuladas en relación a la cantidad de mujeres en roles de liderazgo a nivel de directorio, así como la cantidad de nacionalidades. Para lograrlo, posee grupos de trabajo en cada una de las regiones con el fin de desarrollar iniciativas locales para promover un ambiente más diverso e inclusivo, una parte fundamental de nuestra cultura organizacional.

Justamente porque creemos firmemente en los beneficios de una organización con dichas virtudes es que nos hemos esforzado en transformarnos continuamente y mejorar, alcanzando importantes hitos a nivel de grupo empresarial. En Ecuador contamos con una diversidad de nacionalidades que no hace mucho hubiera sido impensable: cerca del 12% de nuestro equipo de trabajo son extranjeros. Si hablamos de diversidad de género, hemos logrado un porcentaje homogéneo de personal femenino y masculino, incluyendo igualdad en las remuneraciones entre rangos similares; además, el 20% de las mujeres de la empresa ocupan cargos gerenciales y, asimismo, incorporamos personas con capacidades especiales. En nuestro programa de maternity, ofrecemos a las colaboradoras un lactario en la empresa y, dependiendo de la naturaleza del trabajo, se está implementando en algunos países un piloto para que las profesionales que sean madres puedan trabajar desde casa de manera remota.

Vemos estas iniciativas no solo como una oportunidad para enriquecer nuestra cultura organizacional, sino también para ampliar nuestro horizonte cuando se trata de contar con un pool de talentos más extendido, sin discriminación alguna, donde las decisiones de contratación se basan estrictamente en las competencias y capacidades de las personas, más no en estereotipos o prejuicios vinculados al género, religión, cultura, nacionalidad, orientación sexual, o algún otro. Creemos firmemente en que ese es el camino para alcanzar una organización más fuerte y competitiva, y por lo tanto, de mejores y mayores resultados para todos.


10 vistas0 comentarios