El ahorro a temprana edad evita crisis financieras a futuro