El paso del frío al calor aumenta los casos de rinitis alérgica y asmas


· La rinitis alérgica afecta a un 24% de los ecuatorianos, se caracteriza por la comezón y obstrucción de la nariz, copiosa mucosidad y varios estornudos consecutivos.

· En el caso de asma se registra una prevalencia del 10.9% y se presenta con ataques en los que no se puede respirar y se siente presión en el pecho.

Quito, junio 2019. El 48,3% de los casos de rinitis alérgica en el Ecuador se presenta en la región Costa mientras que un 35% de pacientes está en la región Sierra, según el estudio ISAAC III para la Rinitis Alérgica en la ciudad de Quito.

La investigación encontró que la rinitis alérgica es prevalente más en adolescentes en un 36% frente a un 27% en niños. Esta tiene alternativas de tratamiento, por ejemplo, los médicos recomiendan nebulizaciones con esteroides para aliviar la inflamación de las vías respiratorias.

En el caso del asma, se presenta en su mayoría desde la infancia y es una enfermedad crónica cuya gravedad varía entre pacientes. Al provocar un estrechamiento en las vías respiratorias desde los bronquios, los principales fármacos para tratar el asma consisten en antiinflamatorios y los broncodilatadores.

En un episodio de asma los medicamentos deben ser administrados por vía respiratoria para su efecto inmediato. Es por ello que uno de los tratamientos principales para el asma son nebulizaciones que permiten una rápida absorción en los bronquios.

Los médicos expertos en alergología afirman que la detección y tratamiento temprano de la rinitis alérgica son claves para evitar o pausar el progreso del asma. También señalan que uno de los detonantes externos principales de ambas enfermedades es el cambio brusco de temperatura ambiental. Según el estudio ISAAC III, los meses entre mayo y julio en Ecuador son de cambio de clima y los pacientes pueden verse afectados por las lluvias y el polen.

Para asegurar la efectividad del tratamiento por nebulizaciones, recomendado en la mayoría de los casos, los expertos sugieren que se utilicen nebulizadores que permitan que el tamaño de las partículas sea de 3 a 5 micrones para una absorción óptima a nivel sinusal y pulmonar.

Este tipo de tratamientos suele ser tedioso para los niños porque los dispositivos son en su mayoría ruidosos y no permiten un movimiento libre en los pacientes. En el caso de administrar el tratamiento a infantes se recomienda entonces que el dispositivo sea silencioso, portátil y que permita una velocidad de entrega del medicamento de al menos 0,25 ml/min para disminuir el tiempo de cada administración.


23 visualizaciones0 comentarios