DE LA PLATA PANAMERICANA AL TÍTULO EN PORTOVIEJO