Beneficios de la actividad física en la prevención de un ACV

· El ejercicio aumenta la aptitud cardiorrespiratoria y como consecuencia reduce un 68 % el riesgo de sufrir un ACV.3



Mantener una rutina de ejercicios de forma regular, puede disminuir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular ya que produce mejoría de algunas condiciones que pueden desencadenar un evento de este tipo, adicionalmente, es beneficioso para mantener algunas funciones del cerebro, como la capacidad de concentración, mejora la memoria a largo plazo, ajusta nuestra atención y coordinación y frena el envejecimiento cerebral.


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inactividad física es la responsable del 6% de las muertes registradas en todo el mundo y es uno de los cuatro principales factores de riesgo de mortalidad.1



Los ejercicios son vitales para mantener el cerebro en buenas condiciones, benefician la circulación cerebral y mejoran el funcionamiento de las redes neuronales. “Practicar entre 45 minutos y una hora de ejercicio físico diariamente y de manera regular, ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, hipertensión, cáncer y hasta diabetes tipo 2, disminuyendo, por lo tanto, la posibilidad de un evento cerebrovascular”, comenta el Dr. Óscar Padilla, médico neurólogo del Hospital General de Quevedo.


La actividad física aumenta la aptitud cardiorrespiratoria y en consecuencia reduce un 68 % el riesgo de sufrir un ACV.3 Si nos movemos estaremos influyendo sobre los siguientes factores de riesgo:


Hipertensión: Si la persona tiene la presión arterial alta, el ejercicio puede ayudarte a controlarla. Una actividad moderada de rutina diaria como caminar, nadar, o aeróbicos ayuda a reducir los niveles de tensión arterial.


Niveles de Colesterol: El ejercicio físico disminuye el colesterol total y triglicéridos, aumentando la proporción de HDL (colesterol “bueno”). Realizar ejercicios como natación, bicicleta, al menos entre 45 y 60 minutos es suficiente para un beneficio de protección vascular y cardiaca óptima.



Peso corporal: Una actividad física produce una reducción del tejido graso, así mismo, aumenta la masa muscular, mejorando la condición física de la persona. Además, controla la glucosa sanguínea y previene la diabetes tipo 2.


Finalmente, el especialista Padilla advirtió que es importante mantener periódicamente una revisión médica. Ejercer acciones sobre los factores de riesgo, puede disminuir la posibilidad de que se genere un evento isquémico cerebral.


Para más información sobre el ACV y cómo prevenirlo, visita en las redes sociales la página de Actúa Con Velocidad en Instagram: @actuaconvelocidad y Facebook: Actúa con Velocidad

12 vistas0 comentarios