top of page

CORTINA DE HUMO DE LAS TABACALERAS

COMUNICADO DE PRENSA





Grupos de fachada de la industria tabacalera apuntan a los países latinoamericanos para socavar las políticas de control del tabaco




● Diferentes casos de América Latina y África reflejan cómo la industria tabacalera interfiere en las políticas públicas que protegen el derecho a la salud.


● Organizaciones internacionales hacen un llamado a los gobiernos por la transparencia y la implementación del artículo 5.3 del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), y así detener las tácticas de la industria tabacalera, previniendo muertes y enfermedades.


● En Ecuador, aproximadamente 19 personas mueren cada día por causa del consumo de tabaco, una de cada diez personas entre 18 y 69 años consume tabaco, y tres de cada diez adolescentes entre 13 y 15 años han consumido tabaco en algún momento de sus vidas. Además, el 10% de las muertes anuales en el país son atribuibles al tabaquismo (2.021 enfermedad pulmonar obstructiva CRÓNICA –EPOC-, 1.441 Enfermedades cardíacas, 884 otros cánceres, 781 tabaquismo pasivo y otras causas, 684 cáncer d pulmón, 514 neumonía, 467 accidente cerebrovascular –ACV–). El consumo de tabaco en el país genera un costo médico directo anual de más de U$D1.285.789 millones (dólares americanos), un costo de productividad laboral perdida superior a los 313 millones, y costos de cuidado informal de más de 314 millones.



En total, estos costos equivalen a más del 1,3% de todo el producto bruto interno (PIB) del país. La recaudación impositiva por la venta de cigarrillos es de alrededor de U$D97 millones anuales, un valor que apenas llega a cubrir el 8% de los costos económicos totales provocados por el cigarrillo en el sistema de salud y la sociedad [1].


● Es necesario que el país avance hacia una sólida política de conflictos de interés en línea con las disposiciones del Artículo 5.3 del CMCT de la OMS y sus directrices para la aplicación y el Artículo 4.2 del Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de los productos de tabaco (El Protocolo), que defiendan y permitan el desarrollo progresivo no solo de las políticas de control de tabaco en general, sino que también protejan los avances que el país ha tenido en materia de implementación de El Protocolo, como la implementación del servicio de marcación y trazabilidad de cigarrillos Sistema de Identificación, Marcación, Autentificación, Rastreo y Trazabilidad Fiscal (SIMAR).


● Un aumento en el precio de los cigarrillos a través de impuestos de tan sólo un 50% podría llegar a evitar más de 7.794 muertes, 24.010 infartos, 2.260 nuevos cánceres y 11.173 accidentes cerebrovasculares (ACV) en un plazo de diez años [2].


● La preocupación por el potencial aumento del comercio ilícito ante la suba de impuestos no está justificado ni debería ser un desaliento para que el país avance firmemente con el incremento de impuestos al tabaco [3].


4 MAYO 2021. Un diálogo entre América Latina y África reveló problemas comunes sobre la complicidad de la industria tabacalera en el comercio ilícito y la desinformación sobre el contrabando para socavar de manera particular las políticas fiscales de control del tabaco.

Se plantearon preocupaciones cuando, por ejemplo, la industria tabacalera se asocia activamente con las autoridades encargadas de hacer cumplir las leyes en materia de control de tabaco; y, otras relacionadas con la prevención y eliminación del comercio ilícito, como sucede cuando ofrecen su propio sistema de seguimiento y localización, o entrenamientos que crean conflictos de interés, o utilizan grupos de fachada como la Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT, por sus siglas en inglés) –no solo tiene entre sus miembros a la tabacalera Philip Morris International (PMI)[4], sino que ha recibido financiación de PMI [5] a través de la iniciativa PMI-Impact y ha fomentado los intereses de la industria tabacalera en Costa Rica[6] y en América Latina[7].




Adriana Blanco Marquizo, Jefa de la Secretaría del CMCT de la OMS; Dudley Tarlton, Especialista de Programa, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Rosa Sandoval asesora de control de tabaco para la OPS/OMS, fueron algunos de los oradores que hicieron énfasis en la importancia de implementar más allá del Sector Salud el Artículo 5.3 del CMCT de la OMS y las Directrices para su aplicación, el Artículo 4.2 del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco (El Protocolo). Asimismo, denunciaron los grupos de fachada que impulsan la agenda de la industria tabacalera, obstaculizan el desarrollo sostenible y debilitan el control de las enfermedades no transmisibles (NCD).