DÍA MUNDIAL DE LA ENERGÍA: EN LA BÚSQUEDA DE ENERGÍA ASEQUIBLE Y AMIGABLE CON EL MEDIO AMBIENTE




Pie de foto: UNACEM Ecuador trabaja desde 2010 en la sustitución de combustibles fósiles por combustibles alternos para la generación de energía en la producción de su cemento.

En América Latina y el Caribe, el sector residencial es el tercer mayor consumidor de energía; en segundo lugar, está la industria, y, en primer lugar, el transporte. De acuerdo, a las Naciones Unidas (ONU), a nivel mundial, la energía es uno de los factores que más contribuye al cambio climático, representando alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero; por lo que trabajar en el desarrollo de energías limpias, eficiencia energética y el uso de tecnologías limpias resulta imprescindible de cara a la sostenibilidad. Por esta razón, el 14 de febrero se ha instituido como: El Día Mundial de la Energía, fecha para reflexionar sobre la importancia que tiene la Energía para nuestra vida diaria y para incentivar el uso de fuentes renovables (eólica, fotovoltaica, biomasa, etc.).

Otro dato emitido por la ONU refiere a que las tres cuartas partes de la población no puede acceder a formas avanzadas de energía, como la electricidad; tan solo 30 países desarrollados, es decir el 15% de la población mundial, son usuarios del 60% de las nuevas formas de energía. Por esta razón, dentro de la Agenda 2030, se planteó el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7, que busca garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.


Cabe indicar que, pese a que, por su consumo energético, Ecuador no es uno de los países con mayores emisiones de CO2 en el mundo, también se ha comprometido con el cambio de su matriz energética basada mayoritariamente en generación termoeléctrica con base en fuentes de energía limpia, como la hidroeléctrica, esto potenciado a través del abordaje de políticas públicas para la reducción de emisiones de CO2. Por su parte, el sector empresarial, también ha asumido un compromiso con la eficiencia energética. Una de las empresas del sector de la construcción que viene trabajando desde el 2010 en ello es Unacem Ecuador, con programas y proyectos que se alinean no solo al ODS 7, sino a varias políticas encaminadas a la generación y consumo de energías no contaminantes.


Consumo de energía en el país


Distintas empresas en el país están cambiando el uso de combustibles fósiles por combustibles alternativos para la producción de energía. En el sector eléctrico, por ejemplo, un 90% de la electricidad proviene de fuentes renovables; esto ha permitido la disminución de un 30% en el uso de combustibles fósiles. En ese camino también está el sector de la construcción y otros más.


En la provincia de Imbabura, cantón Otavalo, se ubica la planta industrial de Unacem Ecuador, empresa cementera, cuyo objetivo hasta el año 2050, es alcanzar la carbono neutralidad con un fuerte enfoque en la eficiencia energética a través de la disminución del uso de combustibles fósiles en sus procesos industriales de fabricación del cemento. “Nuestra industria depende fundamentalmente de dos tipos de energía: eléctrica y térmica. Para optimizar el uso de energía eléctrica contamos con un sostenido programa de eficiencia energética que contempla estrictos controles en varias partes del proceso de producción de cemento e inversiones en tecnologías para un consumo más eficiente. En cuanto al consumo de energía térmica, buscamos ampliar nuestro portafolio de combustibles alternos para sustituir los combustibles de origen fósil y continuar con nuestros programas de coprocesamiento, que se alinean con los principios de la Economía Circular, y fortalecer la simbiosis industrial, que significa utilizar residuos de otras industrias, convirtiendo estos residuos en un nuevo recurso”, señaló Patricio Díaz, Gerente de Ecología Industrial y Ambiente de Unacem Ecuador.



Para alcanzar objetivos como los mencionados anteriormente, la empresa tiene como eje de trabajo, la fusión entre la innovación, conservación, preservación, desarrollo y producción sostenible; razón por la cual, en 2021, se adhirió al Programa Ecuador Carbono Cero (PECC), iniciativa que promueve el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, en el marco de la firma por el Pacto Nacional de Descarbonización. Además, firmó una alianza con cuatro gobiernos autónomos descentralizados de Imbabura, para la implementación de un Sistema de Gestión para el aprovechamiento e industrialización de los residuos sólidos urbanos como combustibles derivados de residuos para la producción de su cemento.


Uso energético en la vida diaria

El 2021 significó para el mundo un año de reactivación económica, pese a las restricciones que aún se mantienen, en el marco de la pandemia ocasionada por el virus del COVID-19. La dinámica comercial empezó a fluir nuevamente, por ende, el consumo aumentó y, consecuentemente, la producción.


En este sentido, Patricio Díaz señala que el accionar cotidiano podría ser también una oportunidad para que cada individuo aporte de alguna manera a la disminución de su Huella de Carbono, para lo cual cita estos sencillos ejemplos que se pueden aplicar en el hogar:

  • Sustituir progresivamente los electrodomésticos antiguos por nuevos, que cuenten con tecnologías de uso eficiente de la energía eléctrica.

  • Aprovechar la luz natural y apagar los focos prendidos innecesariamente en el día.

  • Usar el calor residual de cocinas y planchas para beneficiarse cuando estas ya han sido apagadas y así poder terminar de calentar los alimentos y planchar nuestras prendas de vestir.

  • Desconectar los aparatos que no se utilicen, pues, se ha demostrado que, aunque los aparatos eléctricos estén apagados, aún siguen consumiendo energía eléctrica.

Estos son consejos básicos pero importantes a la hora de hablar de conciencia ambiental, corresponsabilidad para el cuidado del planeta y la preservación de los recursos naturales.


10 visualizaciones0 comentarios