ECUADOR DIGITAL: RETOS PARA EL FUTURO DE LA CONECTIVIDAD NACIONAL


La digitalización es una de las tareas urgentes de todas las sociedades. Con el avance de la pandemia por el covid-19, se evidenció la necesidad de democratizar el acceso a tecnologías, como el internet, la nube y las herramientas telemáticas colaborativas. En los últimos dos años, el mundo vivió un salto cualitativo en materia de transformación digital equivalente a una década de innovación y desarrollo tecnológico.


Para Rodrigo Jaimes, Gerente Regional de Ventas Empresariales de Vertiv NOLA, la digitalización no es una tarea que solo obedece al contexto actual, donde el trabajo, la educación, la medicina, el comercio y otras actividades están mediadas por la virtualidad. La transformación digital debería considerarse un pilar fundamental en la estrategia para el desarrollo de todo un país, integrando a instituciones, empresas, sociedad civil y Gobierno.




La pandemia nos permitió visibilizar las brechas que existen a nivel social, económico, laboral y, en especial, digital. En 2020, la inversión en Telecomunicaciones cayó en Latinoamérica un 7%, de acuerdo con un informe presentado por el académico Raúl Katz en la conferencia CPR Latam.1. A decir de Jaimes, esta situación tiene un impacto multidimensional, ya que representa un obstáculo para el avance del país en diversos ámbitos.



“Aumentar la conectividad digital de un país, tiene una incidencia directa en el desarrollo industrial, la innovación, el emprendimiento y evolución de los negocios, y por ende, mejoraría la economía nacional, el empleo y reduciría las brechas”, explica Jaimes.

En la actualidad, el principal desafío reside en la necesidad de cerrar la brecha digital, para garantizar el proceso de recuperación económica. En el caso de Ecuador, se estima que la reducción de la brecha digital podría generar más de 520 mil puestos de trabajo directos, de acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OECD, por sus siglas en inglés)2.



Entre los principales, desafíos que afronta el Ecuador, en materia de conectividad y digitalización, constan:


Acceso a internet: Según datos del Ministerio de Telecomunicaciones (Mintel) el 71% de las parroquias del país tiene Internet fijo; mientras que el 76,4% tiene servicio móvil avanzado (SMA), es decir señal móvil. Sin embargo, el porcentaje restante no accede a este servicio. De las 1.042 parroquias, que existen en el país, 151 de ellas no poseen acceso a Internet fijo y tampoco a señal móvil3. Esta situación provoca una asimetría en el desarrollo del país, ya que mientras unos territorios avanzan digitalmente, otros se quedan rezagados. A futuro, esto implica un mayor esfuerzo de diferentes actores, para compensar el desbalance creado.


Red 5G: La pandemia por el covid-19 retrasó el despegue de la Red 5G en la región. Sin embargo, según un estudio publicado por Global Mobile Suppliers Association (GSA), la quinta generación de tecnologías móviles (5G) estará disponible

comercialmente en 58 países hasta junio de 2021, frente a los 38 en 20204. Aunque estos resultados son alentadores, en Latinoamérica las iniciativas 5G se han estancado. De acuerdo con el informe GSA, Ecuador todavía se encuentra en la categoría de despliegue. Durante los últimos tres años, se han realizado tres pruebas de conectividad de la tecnología 5G, por parte del Gobierno, con el apoyo de la empresa privada.

Digitalización empresarial: En la actualidad, nueve de cada 10 pymes en Ecuador está invirtiendo en su desarrollo tecnológico, según detalla el estudio ‘Impacto del Covid-19 en pymes: aceleración digital y cambio de paradigma’, de la firma de servicios tecnológicos Microsoft5. Para sobrevivir a la pandemia, muchas empresas se vieron forzadas a recurrir al uso intensivo de herramientas tecnológicas para implementar el teletrabajo, ecommerce y ventas digitales, y gestionar procesos de producción de forma remota. En este camino, muchas empresas han despegado y han logrado un crecimiento exponencial, mientras que otras se han quedado rezagadas. El desafío en este ámbito se centra en la tarea de generar mayores oportunidades y facilidades de transformación digital, ya que esto permitirá mejorar la competitividad del país y de sus diferentes sectores empresariales.


La propuesta de convertir a Ecuador en un país digital todavía afronta un largo camino. No obstante, cada proyecto, iniciativa y apuesta por mejorar la conectividad es un gran aporte. La transformación digital de un país también representa un cambio de mentalidad. La tecnología no debe ser vista como un obstáculo o riesgo, sino como un apoyo, una herramienta para construir un futuro próspero para toda una sociedad.

11 visualizaciones0 comentarios